¿Necesitas ayuda?
948 076 068
0Item(s)
0 productos Ver carrito

No tiene artículos en su carrito de compras.

Número de beneficiarios excedidos

Product was successfully added to your shopping cart.

La higuera de los bastardos

Estreno de cine con Carlos Areces, Mikel Losada y Ana Murugarren

Mundo DN se vistió de gala para el preestreno de la película ‘La higuera de los bastardos’ de la directora navarra Ana Murugarren. Al evento acudieron los actores Carlos Areces y Mikel Losada, entre otros, y alrededor de 200 personas asistieron de forma gratuita a la sesión tras conseguir las invitaciones que había repartido Diario de Navarra entre sus lectores y suscriptores. La velada de cine tuvo lugar en los cines Golem Baiona y contó con todos los ingredientes de las grandes premiéres: desde la presencia de los carismáticos autores hasta el photocall, las autoridades, los rostros conocidos de la cultura y el arte o los fans de los protagonistas. Tampoco faltaron los nervios del primer visionado. La directora, Ana Murugarren se mostró “muy contenta y emocionada” en esos momentos previos al estreno de la película en Pamplona y agradeció al público su apoyo y su presencia ese día.

¿Cómo surge esta película?

Cuando el productor Joaquín Trincado me pasó la novela de Ramiro Pinilla (en la que está basada la película) me vinieron dos imágenes a la cabeza: El  Simón del desierto de Buñuel subido en su columna y el tío loco subido al  árbol en el Amarcord de Fellini. Me sorprendió encontrar, en medio de la  negrura, un sentido del humor a lo Azcona que no esperaba, y que fue ganando  peso al escribir el guión. Y algo que sin duda me pareció un reto como directora fue contar el relato desde el punto de vista de los vencedores,  de sus "correrías", y de la preocupación que crece en  ellos por ocultar el pasado según van pasando los años.

 Es una novela ambientada en la Guerra civil española, pero el argumento va mucho más allá.

“La higuera de los bastardos” entrelaza el drama con la comedia negra, un relato en el que el espectador avanza cómodamente por esa patética época de postguerra, donde el franquismo, la comedia, la religión, la magia, el drama, la memoria histórica y la ternura conviven en la película. “La higuera de los bastardos” es un cuento universal que podría ocurrir en incontables lugares del mundo. Cuando mezclas de manera tan descarada el drama con la comedia siempre tienes la duda de si el público lo aceptará. La presentación que hicimos hace unas semanas en una sala abarrotada en el festival holandés y las carcajadas de los espectadores me resolvieron la incógnita.

 ‘La higuera de los bastardos’ cuenta con numerosos avales como el plantel de actores o el hecho de ser la adaptación de la novela de Ramiro Pinilla.

 Te diré que el mayor placer de un director es contar con una buena historia y un buen casting con el que entretener al público. Y en “La higuera de los bastardos” he tenido la fortuna de contar con las dos cosas. Una excelente novela de Ramiro Pinilla, dura y delirante a la vez y un reparto excepcional, con un Karra Elejalde en un momento increíble, que ha encontrado en su personaje Rogelio la horma para regalarnos una de esas felices y únicas interpretaciones que el cine regala a un actor de vez en cuando. Cuando Karra leyó el guión de “La higuera de los bastardos”, inmediatamente pensó que el personaje estaba escrito para él. Sus secuencias con Carlos Areces son antológicas, por no hablar de Pepa Aniorte, que se sale en su papel de brava y deslenguada Cipriana, la mujer que llevará a Rogelio por la senda de la santidad, en el sentido más satírico. Todo el elenco está espectacular.

¿Dónde se ha rodado la película?

 Ramiro Pinilla construyó toda su obra en Getxo, su particular Macondo. Y he tenido la inmensa suerte de poder rodar toda la película en los escenarios en los que él imaginó la acción de su novela.

 ¿Ha resultado complicado dirigirla?

 Dirigir es complicado siempre, hay demasiados elementos y es costoso, y todo eso  queda bajo tu responsabilidad. Tanto en “El precio de la libertad” como en “Tres mentiras” y ahora en “La higuera de los bastardos” he tenido que pasar por momentos difíciles, claro, eres como un capitán de barco con una tempestad tras de ti, siempre al acecho. En esta película lo más difícil ha sido rodar las numerosas escenas de noche, en pleno campo, y con el efecto lluvia casi constante, que nos dejaba a los actores tiritando, pero el apoyo de un equipo magnífico, con Joaquín a la cabeza, y el trabajo y confianza de Josu Intxaustegui al frente de la fotografía, han conseguido que todo fuera sobre ruedas.

 ¿A qué público va dirigida la película?

 A todo el que quiera sorprenderse, divertirse y sentir viendo una película. Mi deseo es que “La higuera de los bastardos” perdure en su espíritu tras salir de la sala.