¿Necesitas ayuda?
948 076 068
0Item(s)
0 productos Ver carrito

No tiene artículos en su carrito de compras.

Número de beneficiarios excedidos

Product was successfully added to your shopping cart.

Cata de vinos con Bodegas Sarria

La enóloga de Bodegas Señorío de Sarriá, Milagros Rodríguez, dirigió la cata y propició un viaje por el mundo de los sentidos vinculados al vino.

Milagros Rodríguez (Bodega Señorío de Sarría): “En Navarra tenemos un vino para cada gusto”

La enóloga protagonizó una cata de vinos organizada por Mundo DN con caldos de la bodega de Puente La Reina

Mundo DN puso broche de oro a 2017 con un evento especial celebrado  en la sede de Diario de Navarra en la calle Zapatería 49, donde se descorcharon los mejores vinos navideños. Señorío de Sarría Chardonnay, Señorío de Sarría Viñedo N° 5, Señorío de Sarría Moscatel y Señorío de Sarría Reserva Especial fueron los vinos que se degustaron en el evento al que acudieron 40 suscriptores y lectores del periódico que habían participado en un sorteo para acudir a la cata. Milagros Rodríguez, directora técnica de Bodega Señorío de Sarría dirigió la experiencia y habló del apasionante mundo del vino desde su particular perspectiva como enóloga.

Navarra es tierra de buen vino, pero ¿cuál es nuestra principal fortaleza?

Por supuesto que lo es. En Navarra se reúnen todas las condiciones edafoclimáticas para la producción de vinos excelentes. Eso unido a la profesionalidad de la gente que trabaja los viñedos y a los enólogos que cada vez podemos controlar más y más los procesos fermentativos y de crianza, da lugar a vinos excelentes. La peculiaridad de Navarra respecto a otras regiones vitivinícolas es su gran diversidad. El clima y los suelos que podemos encontrar en Valdizarbe son muy diferentes a los de la Ribera, lo que hace que podamos encontrar vinos muy distintos en una franja de tierra no demasiado grande. Esto es bueno porque no todos los consumidores buscan el mismo tipo de vino, a algunos les gustan los vinos más frescos, a otros más maduros, y se podría decir que en Navarra tenemos un vino para cada gusto, hay un gran abanico de posibilidades. Pienso que ésa es nuestra principal fortaleza.

¿Cuáles son las principales cualidades que debemos tener en cuenta a la hora de valorar un vino?

Principalmente lo que hay que valorar es que te guste. Soy de la opinión de que cada uno debe beber lo que le guste, quitándose los complejos y las etiquetas de si este vino es peor o mejor que el otro. Es una elección muy personal porque el gusto de cada uno es muy subjetivo, igual que a uno le gusta más el color azul y a otro el rojo. A mí personalmente me gustan los vinos que me transmiten algo, que me hacen disfrutar y en los que puedo encontrar distintos aromas que me hablan de las uvas, de una región, de la crianza del vino, de su edad… Vinos que van cambiando según los vas tomando. Pero, como digo, ése es mi gusto personal. Seguramente haya mucha gente que no busque eso, que buscará vinos sencillos, fáciles de beber y sin complicaciones. Todo es válido y cada uno tiene que escoger aquello que le hace feliz.

¿Existe realmente una cultura del vino en Navarra?¿Sabemos los ciudadanos de a pie valorar un buen caldo?

Está claro que sabemos disfrutar del vino. Para mí eso es lo importante, que la gente pruebe el vino y lo tome sin complejos. Para disfrutar del vino no hace falta tener una cultura vitivinícola importante. Esta es una trampa en la que el sector del vino ha caído y que, según mi opinión nos está haciendo bastante daño. Se ha puesto de moda saber de vinos, o al menos hacer como que sabes de vino, y esta actitud acompleja a mucha gente que acaba pensando que, si no tienes una gran cultura del vino, no puedes beberlo, con lo que al final optan por otras bebidas que les parecen más sencillas. El disfrute del vino tiene que ser igual que el de cualquier otro producto. No hace falta tener más información que el que te guste o no, y cada uno debe beber los vinos que le gusten, al margen de lo que digan los gurús del vino o ese amigo que cree que lo sabe todo del vino y no para de decirte que tal vino es mejor o peor que tal otro. Si después de probar, de disfrutar de los vinos queda un interés más allá por aprender cómo se hacen o de dónde vienen esos vinos, entonces adelante, para eso está el enoturismo y las bodegas que cada día nos esforzamos más y más en extender la cultura del vino, que al fin y al cabo es parte de la cultura de nuestro pueblo, pero para mí eso tiene que venir después de haber probado y haber disfrutado del vino.

Dicen que hay un vino para cada ocasión. ¿En qué momentos aconsejarías tomar un vino blanco como el Chardonnay de Señorío de Sarría que degustamos en la cata?¿y el Viñedo nº 5? ¿o el Reserva?¿y el Moscatel?

Bueno, en realidad no estoy del todo de acuerdo con esa afirmación. Según mi punto de vista somos todos tan diferentes que lo que a algunos nos puede apetecer más en una ocasión, a otros les puede apetecer menos. En cualquier caso, todos los vinos que mencionas son muy versátiles y, si hablamos de mí, por ejemplo, me gusta tomar el Chardonnay y el Viñedo Nº5 a la hora del aperitivo, antes de comer o cenar, pero también pueden ser fantásticos acompañando un almuerzo de huevos con chistorra, porque su mayor acidez respecto a los otros nos ayuda un poco a rebajar la contundencia de esos platos más grasos. En la hora de la comida, con platos ligeros (arroces, pastas, ensaladas, verduras o incluso legumbre) también va fenomenal. En el caso del Reserva, es un vino mucho más complejo, más armado, que en la comida acompaña muy bien a las carnes, pero fuera de la comida es un vino de disfrute. Un vino de esos que te tomas con amigos, mientras charlas, y que a medida que va pasando el tiempo va cambiando y vas descubriendo nuevos aromas en la copa. También es un vino que yo tomo muy a gusto en casa, cuando estoy tranquila escuchando música o leyendo un libro. Como ves, multitud de ocasiones distintas para disfrutarlo. En cuanto al moscatel, podríamos decir que sí que está algo más encasillado. Es un vino que, tradicionalmente en nuestro país lo asociamos a los postres, con los que combina de fábula, y con la sobremesa, pero si queréis hacer la prueba, copiando un poco a los franceses, lo podemos tomar en el aperitivo con un poco de foie o quesos curados y quesos azules y veréis que la combinación es genial también. 

Se sortearon 17 plazas dobles y los ganadores fueron:

1. Miguel Alejandro Rico

2. Amparo Turrillas
3. Jesús María Ariz
4. Maite Ezcurdia
5. Gonzalo Eraso
6. Teodoro Vergara
7. Marimar Sanchez
8. Maria Del Mar Armendariz
9. Fritecna S.L. (Celia)
10. Jesús Salcedo
11. José María Olid
12. Francisco Javier Astiz
13. Jose Angel Urtasun
14. Jose Luis Labairu
15. Patxi Cabodevilla
16. Maria Jesus Astiz
17. Julian Bacaicoa